9 de julio de 2017

El cántico del Silencio

Oh, poderoso Silencio. Tú, que nos amparas, eres el refugio de nuestras almas, donde guardamos nuestro verdadero ser. Siempre estás presente, aun cuando no somos capaces de percibirte, y ni siquiera somos quien de agradecértelo, porque tú eres grandioso, Silencio. Porque solo tú tienes el poder de escondernos, de mostrarnos al mundo y de acompañarnos incluso cuando estamos solos.

Eres el mejor e inigualable escudo que nos protege ante aquellos que intentan arrebatarnos nuestros más profundos secretos. Así, creces en el interior de cada uno cuando nos hallamos entre enemigos, y nos previenes entre desconocidos.

Pero, del mismo modo que nos permites encerrarnos en nosotros mismos, también nos muestras tal y como somos, porque guardas nuestras almas como un tesoro en una caja fuerte, y solo tú posees la llave. De este modo, el Silencio entre amigos es la más fiel muestra de confianza, porque no intenta esconder nuestros secretos, sino indicar que no hay más secretos que contar.

Y ¿qué sería de este mundo si no existieses? Sin ti, Silencio, no habría confianza, ni intimidad, ni secretos. Solo un mundo caótico y desorientado. Por todo esto, te doy las gracias. Gracias por existir. Gracias por vigilar este mundo sin sentido y crear en él cierto orden. Y, sobre todo, gracias por dar tu magia al halo rosado de aquella estrella, que expande su luz brillante por la inmensidad del universo.

Gracias por leer y déjate llevar por la fantasía...
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¡Pues esperamos tus comentarios!